El tendero que salvó su tienda de los camisas pardas

Tengo una pequeña historia para ti.

De esas que puedes contar luego a colegas, amigos y familiares.

No es mía. La he sacado del libro Loba Negra de Juan Gómez-Jurado. Si no lo has leído, te lo recomiendo. Es muy divertido. Sobre todo si has leído primero Reina Roja (es la primera parte).

Por cierto, leer esta historia no revela ni altera en absoluto la trama del libro. No soy de hacer spoilers.

Aquí va:

===
Había un tendero judío en la Alemania nazi que llegó una mañana a su local y se encontró el escaparate cubierto de cruces gamadas e insultos racistas.

Limpió la pintura con gran esfuerzo, y abrió la tienda.

Al día siguiente volvió a suceder lo mismo.

Así que, al tercer día el tendero se quedó toda la noche en vela, y cuando vio aparecer a los camisas pardas con los botes de pintura, se acercó a ellos y les dijo: —Os doy diez marcos si pintáis este escaparate.

Los camisas pardas aceptaron encantados el dinero, puesto que iban a hacer gratis el trabajo de todas formas. Cuando se fueron, el tendero limpió el escaparate.

A la noche siguiente, volvió a esperarles.

—Os doy nueve marcos si pintáis ese escaparate. Y así continuó haciendo, noche tras noche, hasta que la última les ofreció un solo y triste marco por ensuciar el escaparate.

Los camisas pardas se negaron. ¡No estaban dispuestos a hacer el trabajo por tan poco dinero!

Se fueron y nunca volvieron.
===

Bien.

No sé si el tendero existió, si la historia se la inventó Gómez-Jurado o si se la escuchó a otra persona. No es relevante.

Lo que sí que es relevante es que se puede alterar el comportamiento de las personas… incluso en las condiciones más adversas.

Si hasta ahora…

  • Dabas montones de contenido gratis en las redes, blog, youtube… por el que tu audiencia debería pagar… puedes cambiar ese comportamiento.

  • La gente no abría tus correos porque no encontraban una razón realmente interesante para leerte… puedes cambiar ese comportamiento.

  • Usabas el email para mandar ofertas promocionales como si fueras una versión de barrio del Carrefour y la gente se daba de baja en masa o te marcaba como spam… puedes cambiar ese comportamiento.

  • No sabías emplear el correo electrónico como una excelente herramienta de promoción y ventas para tu negocio… puedes cambiar ese comportamiento.

Quizá no de la noche a la mañana. Al tendero de la historia le hicieron falta 10 noches y otras 3 para pensar en su estrategia.

Le llevó algo de trabajo (tenía que limpiar el escaparate cada noche).

Le supuso invertir hasta 55 marcos (primero 10, luego 9, y así hasta 1 marco), que fue pagando día a día a los camisas pardas.

Pero tenía claro lo que quería: salvar su tienda. Y también ideó una estrategia para conseguirlo.

Puede que ahora no amenacen tu negocio los camisas pardas, pero desde luego no estamos viviendo el mejor momento de nuestra historia. Y una cosa está clara: hay que salvar la tienda. De la incertidumbre, de la desconfianza, las dudas y el miedo.

La estrategia que uso en mi negocio y con mis clientes la puedes encontrar en el libro «Abrir, Leer, Comprar» que recibes al darte de alta como suscriptor a la formación Escribir con Solvencia.

Eso sí, aunque el libro incluya un plan para que escribas las campañas de 30 días fácilmente, el trabajo tienes que hacerlo tú. Si buscas un método de varita mágica, que no implique currar y dedicar un tiempo al día, mejor no te molestes en entrar.

También vas a tener que invertir. No es mucho cuando lo comparas los videocursos de bombo, platillo y promesas huecas que venden otros. Pero, al igual que al tendero, para salvar tu tienda hay que invertir en una buena estrategia.

La que te ofrezco yo es esta:

https://EscribirConSolvencia.com

Está muy claro. Son 3 cosas:

Escribir correos que generan ventas. Pagar por saber cómo escribirlos. Y estar dispuesto a pensar.

Los tres requisitos para que mi método para aumentar ventas y clientes te funcione. Pero si no puedes permitirte el lujo de hacer alguna de estas tres cosas o no crees que puedas recuperar la inversión que supone porque piensas que jamás aprenderás a vender por mail, mejor ni lo intentes.

Que tengas un gran día.

Javi «salvador de tiendas» Vicente

PD: link