No trabajo para negocios con expectativas razonables.

 

Al contrario:

Si alguien lidera un micronicho de mercado que crece rápido espero de quien está al frente unas expectativas irracionales, casi de locura.

 

Es más, lo exijo.

Porque no hacerlo es permitir que mi cliente se deje un montón de dinero sobre la mesa por ser excesivamente conservador.

Las condiciones para esperar de tu negocio unos retornos desproporcionados son simples. También exigentes.

Eso sí, son posibles de alcanzar.

Debes:

★ Liderar un sector (o tener serias posibilidades de conseguirlo) y

★ además hacerlo en un sector que crece rápido, mínimo un 15% anual. Preferiblemente un 20-30%.

(hay más sectores así de los que parece: productos o servicios eco, todo lo que tenga que ver con salud física, mental o ambiental, entretenimiento, formación y servicios especializados, tecnología, Saas, y la lista sigue…)

Si cumples las dos condiciones de arriba, tienes lo que la vieja escuela de la consultoría estratégica llama un negocio estrella.

¿Y qué pasa?

Que la mayoría de emprendedores y fundadores de negocios estrella subestiman su potencial de crecimiento y valor futuro.

El motivo:

Ignoran que al menos el 90% del valor de una estrella en el largo plazo proviene de su crecimiento.

De lo que vale hoy no. De lo que valdrá en unos años gracias a su posición privilegiada de líder en un mercado de crecimiento acelerado.

De lo que se desprenden 3 implicaciones:

★ Nunca vendas un negocio estrella (mientras lo sea)

★ Exige y espera un crecimiento mucho más rápido que el tienes en mente (probablemente te estás quedando corto)

★ Invierte todo lo que puedas en alcanzar y mantener tu estrellato.

Invierte, invierte, invierte.

Invertir en una estrella compensa. Compensa con creces.

Cualquier inversión capaz de alcanzar, mantener y aumentar esta formidable posición es asumible, por grande que parezca.

Si esto no lo ves, no hay problema. Tienes aquí un recurso que puede darte las expectativas irracionales que exijo a mis clientes de consultoría y copywriting.

Ahora bien:

Si comprendes que la tormenta perfecta de crecimiento rápido sostenido + liderazgo crea un escenario de mercado donde el ganador se lo lleva (casi) todo, es probable que nos entendamos y me interese que trabajemos juntos.

¿Trabajar en qué? En ayudarte a:

★ Aumentar la cuota de mercado y agrandar más la brecha con respecto a tus rivales.

★ Atraer un número cada vez mayor de clientes que te compran más y más.

★ Dar con fórmulas para escalar un producto o servicio de alta calidad al tiempo que reduces costes y aumentas el margen sin perder un ápice de calidad.

Esas son las áreas donde poner el foco para mantener tu estrellato.

Esas son las fórmulas que debes depurar para recibir un retorno que, por acción del interés compuesto, será desproporcionado para cualquier inversión que hagas al respecto.

Entonces, si esto lo ves, tengo una propuesta sencilla:

Hablemos.

Si decido trabajar contigo, no trabajaré para ninguno de tus competidores. Esto significa que me dedicaré a convertirte en el negocio más exitoso de tu industria. Cualquier secreto que me cuentes estará seguro conmigo para siempre. A cambio de no trabajar para tu competencia, espero que tú no trabajes con ninguno de mis competidores mientras dure nuestra fructífera relación.

También espero que no impongas ningún límite arbitrario sobre la cantidad de trabajo que te plantee o haga para ti. Si te propongo nuevos proyectos que tienen un alto retorno de la inversión, espero que estés de acuerdo con esos proyectos, a no ser que estés en desacuerdo con mi capacidad de valorar los beneficios que puede obtener tu negocio con mi trabajo.

Debes saber que sólo trabajo con inversiones desde 20.000 €.

Ese el punto de partida. A partir de ahí puedes invertir cuanto quieras. Siempre tendré una idea más que darte para aumentar tu crecimiento.

En cualquier caso, mi primer trabajo consiste en proponerte el proyecto más adecuado para mejorar una o más de tus fórmulas de crecimiento.

Insisto:

Este es un servicio altamente especializado. No sirve para quien:

  • No tenga un negocio estrella o posibilidades sólidas de tenerlo.
  • No piense en su web como una pieza clave del proceso de crecimiento en clientes y ventas.
  • Busque a alguien que se limite a ejecutar sus ideas
  • Tenga una ambición miope y expectativas conservadoras.

La razón:

Cuando tienes un negocio estrella, el crecimiento lo es todo.

Una estrella puede (y debe) crecer un 20-50% cada año durante la primera década.

Este ratio de crecimiento está tan fuera del alcance de la mente humana que te fuerza a tener expectativas irracionales.

Así que un servicio como el que te propongo, enfocado a optimizar las áreas de crecimiento de tu estrella, es altamente probable que contribuya a aumentar tu cuota de mercado al tiempo que aumenta la distancia con tus rivales y acelera el proceso.

Como decía George Bernard Shaw, «todo progreso proviene de gente irracional».

Si tienes un negocio estrella y unas expectativas irracionales, es probable que me interese trabajar contigo.