Una virtud que puede que no sea muy buena idea cultivar

Los monjes budistas se separan de sus seres queridos y recluyen en monasterios por una razón:

Ecuanimidad.

La capacidad de tratar y amar a todo ser vivo por igual.

Así que el razonamiento es: «me alejo de los que más quiero porque no puedo darles un trato preferente sobre los demás».

Bien. Es un gesto muy loable. Y algo que puede que te acerque más a la iluminación, el nirvana o la verdad con mayúscula. Pero yo tengo claro que en esta vida no pienso practicar la ecuanimidad.

Y menos si dependo de mí mismo para pagarme las facturas.

Porque una cosa está clara: la ecuanimidad mata ventas.

No estoy diciendo que no trates a tus clientes por igual, con el mismo respeto y atención. No. Lo que digo es que no puedes pretender que tu solución ayude a todo el mundo o sirva para todos.

Aunque en teoría sirva para todos.

Mira. Meditar es muy bueno, por ejemplo.

Si todos lo hiciéramos, seguramente se extinguirían los abogados y los departamentos de defensa.

Pero si yo enseñara a meditar, me olvidaría de los que sé que no lo harán en su vida. Y también de los que ya lo hacen desde hace años.

¿Quieres ser ecuánime y tratar de gustar a todos? Puedes hacerlo. Y ser como una bombilla que irradia en todas direcciones.

Hay quien prefiere concentrar el haz de luz en un punto, como un faro, y conseguir que le vean a quilómetros de distancia aquellos a quienes quiere atraer.

Que buscan repeler a quienes no pueden (o no quieren) ayudar.
Repeler a los que buscan soluciones gratis y todo les parece caro.
Repeler a los que quieren soluciones rápidas sin esforzarse lo más mínimo.
Repeler a los que compran, luego no implementan y afirman alegremente que tu método no sirve.

Esos clientes, mejor para la competencia.

Y dejarlo bien clarito, tal y como explico en el módulo 2 de «Abrir, Leer, Comprar», los elimina de un plumazo…
… al tiempo que convierte a la audiencia a la que sí quieres dirigirte en muy fans tuyos.

Para los que buscan tener un negocio libre de clientes que son como un grano en el culo, al tiempo que consiguen más clientes de los que dan gustito, aquí mi método:

https://EscribirConSolvencia.com

Hay que pagar por ello. Hay que escribir. Hay que dedicar tiempo. Luego vienen los resultados. Más pronto que tarde. Antes, no.

Lo digo por eso de repeler a quieres no puedo ayudar y tal.

Que tengas un gran día.

Javi «anti ecuánime» Vicente

PD: para mejores clientes (los que compran), arriba.